Claves para una alimentación sana en la tercera edad

Las personas mayores necesitan ingerir menos calorías, pero no por ello deben dejar de comer. Es preciso que coman una cantidad suficiente de nutrientes a través de una alimentación saludable, rica en vitaminas y minerales. En la residencia de mayores Burgos, además, tenemos la obligación de velar por la correcta alimentación de los residentes, previniendo con ello la desnutrición de estos.

Tips de una alimentación saludable en la tercera edad



A medida que envejecemos, el cuerpo y los hábitos de vida cambian. Ya no tenemos que madrugar, trabajar o cuidar de los hijos, por poner solo algunos ejemplos, de manera que la dieta ha de ser baja en calorías y rica en frutas, verduras, legumbres, marisco, pescado con alto contenido en omega-3 y omega-6, huevos, cereales, nueces, semillas y leche desnatada. Es aconsejable dejar de lado las carnes rojas, los embutidos, el dulce, las bebidas azucaradas o las patatas fritas. 

En cuanto a los hábitos de vida, aconsejamos:

  • Hacer ejercicio regular. Sin necesidad de realizar actividades de mucha exigencia, un paseo durante una hora al día será suficiente.
  • Beber líquidos, a poder ser, en pequeñas cantidades y entre comidas.
  • Cuidar de la dentadura para poder masticar bien, algo que influye en la buena digestión de los alimentos. En caso de no poder acudir al dentista, pueden probar con purés y beber zumos.
  • En lo que a alimentación se refiere, una alternativa es acudir a un centro de adultos o una residencia de mayores en Burgos donde sirvan comida tradicional variada y sana.
  • Tomar el sol, al menos 20 minutos diarios. No debemos olvidarnos de la crema solar para proteger la piel, incluso en invierno.

Beneficios de una buena alimentación en personas mayores

Gracias a una alimentación correcta en la tercera edad, logramos disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, al tener el colesterol en buenos niveles. También produce un mayor control sobre la presión arterial, mejora el sistema inmune, fortalece los huesos, previene el deterioro de la memoria y aumentamos la esperanza de vida.

La vitamina D, que sintetizamos a partir del sol, es de vital importancia en cualquier edad, ya que ayuda a reforzar el sistema inmunológico y facilita la absorción de calcio. Con ello, los huesos están más fuertes y se evitan enfermedades óseas como la osteoporosis.

Complementariamente a una dieta saludable, a cierta edad debemos hacernos chequeos más a menudo, hacer caso a las recomendaciones médicas y, si fuera necesario, tomar la medicación que el facultativo nos haya prescrito.

Por último, destacamos el papel de la residencia de mayores Perpetuo Socorro de Burgos, donde nos preocupamos por cuidar de los residentes en todas las facetas de su vida. Disponemos de los mejores profesionales preocupados por organizar un menú variado a la vez que nutritivo que contribuya a mejorar la salud de los residentes.