Cambios de comportamiento que debes tener en cuenta en las personas con alzhéimer

A medida que avanza la demencia en una persona, su personalidad y comportamiento pueden cambiar drásticamente, y hacerlo actuar de manera muy diferente a como lo hacía antes.

Este es uno de los factores más difíciles de vivir con demencia, tanto para la persona que sufre de la enfermedad como para aquellos que le rodean.

Los cambios provocados en las personas, debido al deterioro cognitivo, pérdida de memoria y la demencia pueden llegar a afectar a las relaciones afectivas, personales o sociales de quienes los rodean.

Cambios de comportamiento de una persona con Alzheimer

Cuando se presenta, se van observando algunos cambios de comportamiento que son producto del deterioro cognitivo. Todo esto da ciertas señales importantes, las cuales permiten detectar que se trata de esta enfermedad y no de otra.

Algunos de esos cambios, son:

  • El paciente se altera, preocupa, e incluso puede llegar a enfadarse con mucha facilidad.
  • Aparecen síntomas y signos de depresión, debido a que se pierde el interés en las cosas que realizan normalmente y con quienes suelen convivir. Esto también lo lleva a ser descuidado con su apariencia personal y con su higiene.
  • Esconden sus cosas y creen que otros también lo hacen.
  • Imaginan situaciones que no han pasado o tienen alucinaciones.
  • Caminan sin rumbo fijo afuera del hogar, pero también pueden llegar a caminar de un lado a otro sin parar.
  • Manifiestan un comportamiento sexual irregular.
  • Suelen golpear a los que le rodean.
  • Usualmente malinterpretan lo que perciben o escuchan, debido a su alteración cognitiva.
  • Tienen problemas para recordar, sobre todo lo relacionado con los sucesos que son más reciente. Es decir que pueden olvidar detalles de lo que acaba de acontecer, o alguna instrucción más específica como ir a su habitación a buscar algún libro u objeto.

Cuidados generales para el Alzheimer

Esta enfermedad puede llegar a afectar en muchas maneras a la familia, pero al contar con el apoyo de una residencia de mayores el paciente podrá sentirse mejor al ser tratado como necesita. Por supuesto, la familia también estará feliz y tranquila al ver que su pariente está atendido por verdaderos profesionales.

En la Residencia de Mayores Perpetuo Socorro de Burgos apostamos por ofrecer una atención única y especializada en el cuidado de mayores con alzhéimer. Como, por ejemplo, los ejercicios para la memoria, que son esenciales para este proceso, o terapias y talleres que ralenticen el deterioro cognitivo.

Aunque es una afección degenerativa que es irreversible, se puede evitar que continúe su evolución si se toman en cuenta algunas prácticas importantes pensadas en beneficio total del afectado. En ese sentido, nuestra residencia de mayores en Burgos cuenta con los mejores profesionales y terapeutas que preparan programas especializados que incluyen actividades para personas con dicha enfermedad.